Resistir y avanzar: Lo viejo, lo nuevo y lo necesario

Lo viejo

El  universo  que fomentan los líderes  mediocres,  se desarrolla en el conformismo y la uniformización seudocientífica que deforma los datos de la realidad,  para que se adapten a la hipótesis previa. El miedo es su  gasolina  y  el poder su Core Business.

  • Lideres que gestionan  el talento con miedo al distinto, al proactivo y al cambio.
  • Aman su status quo y su zona de confort, rodeándose de un talento a la  medida de sus intereses acomodaticios. Gente de menor talla que la suya, sumisos  que dan brillo a su  visión.
  • Algunos de esto lideres terminan por creerse lo que les dice el espejo maravilloso que se han creado  pues el manipulador termina auto manipulándose sino acaba sus días sumido en la depresión de su personalidad narcisista que es rotundamente rechazada cuando el miedo y  poder desaparecen.  
  • Algunos de estos directivos acaban en el lecho del médico, psicólogo o psiquiatra con trastornos narcisistas, colesterol, problemas cardiovasculares e ictus, trastornos en la función hepática, normalmente debidas al exceso de comida y/o consumo de alcohol…etc.
  • En plena forma  cuando están dominando la empresa o la unidad de negocio en sus entornos se genera un clima laboral de tensión y estrés destinado a  mantener o incrementar el poder. Esto les lleva a no  optimizar sus equipos en la medida de las necesidades presentes y futuras de la empresa.
  • Cuando alguien que   destaca se les cuela, les cierran su acceso a proyectos en los que sobresaldrían o bien  les evalúan incorrectamente o  les exigen niveles de perfección inalcanzables, utilizando los errores como una palanca contra el talento que arriesga y luce. Son  los jefecillos  del conformismo y la uniformización.

Lo nuevo

  • Líderes que cuidan de la salud  de las personas asumen riesgos rompiendo con rutinas y hábitos perjudiciales
  • Ganan agilidad y precisión en la ejecución gestionando la ambigüedad sin perder el foto de los valores y metas a alcanzar
  • Consideran  el  fracaso  como parte importante del aprendizaje. Disfrutan del trabajo y se comprometen con el  conocimiento  
  • Dominan cómo utilizar y sacar el máximo rendimiento a las nuevas tecnologías, buscando nuevas oportunidades, opciones,  soluciones e ideas que ayuden a la empresa a mejorar
  • Son líderes contextuales que observan atentamente el mundo desde diferentes perspectivas según el contexto en que se mueven. Saben que no existe una única forma de ver las cosas. De los conflictos surgen más de una solución que se adapta mejor a cada situación
  • Son  positivos y realistas. Positivos y no ingenuos.  Resistentes ante las dificultades o frenos que dificultan la acción comprometida con lo que realmente importa, valores, metas y objetivos.
  • Están abiertos a nuevas aportaciones, ganando flexibilidad cognitiva para adaptarse a las situaciones cambiantes…
  • Se embarcan  en una dinámica de aprendizaje continuo de habilidades y conocimientos  
  • Potencian el  trabajo en equipo para que los lideres propongan  retos, concedan autonomía, proporcionen  los recursos que necesitan  y fomenten  la comunicación eficaz  entre sus miembros…

Lo necesario

El viejo y el nuevo management son difíciles de mezclar  como el agua y el aceite.

Lideres curiosos con la necesidad innata por aprender. Con coraje y  creatividad para  generar recursos y atender a las necesidades de las personas y el contexto.

Lo viejo y lo nuevo.  ¿Avanzar o retroceder?

Retroceder nos lleva a la nada en el mejor de los casos y en el peor a una destrucción programada. Resistir y avanzar orientados por el faro de valores, metas y objetivos