Talento y Alto Desempeño

La ejecución eficaz de la estrategia en última instancia es una cuestión de talento

Los mercados están aumentando exponencialmente la complejidad, el riesgo y la incertidumbre de hacer negocios. En consecuencia, las empresas que tratan de conseguir un alto rendimiento deben adoptar decisiones audaces llevas a buen término por personas capacitados técnicamente y mentalmente fuertes

Decisiones que se deben anticipar al cambio y frecuentemente basadas en una información incierta. Así en esta situación, la calidad y exhaustividad de la información disponible para adoptar decisiones y la capacidad para reflexionar sobre las consecuencias de las opciones existentes marcan la calidad de la estrategia. 

El riesgo se incrementa si una vez decididas las estrategias, son frenadas o adulteradas en su ejecución.

Se necesita liderar para: